Ir al contenido principal

Entradas

A TU HUERTO poesia de las mil y una noches

A TU HUERTO
Fui.
Y la plata bañaba a la noche,
llego a su lapso con
con peinetas de coral
y diamantes,
sobre la fuente granadina
donde se bañaban los zarcillos
de cerezas, rozando a tu piel
y cuello.
Se bañaron las cerezas
en aquel agua noctámbula
de azahar y estrellas,
de guiños y bata de cola
vestía la luna,
en su boca...
...sonrisas pizpireta.

Y, Me allegue...
y te allegaste a los naranjos
de sultanas de mis
perlas, ellas...
henchidas del néctar
de miel agridulce,
y entre tu pelo y me cejas
una revolución de colmenas...
...aguijones... entre tu boca
y mi boca, de las mieles
sedienta…

AMOR... poesía de amor

AMOR

Acércate sin miedos,...
a mí,
presente en el hoy,
olvidado tu ayer
y mi ayer
... sin memoria,

¡Olvidemos!

Todo lo que ayer no fuimos
y sin vivir vivimos,
no, no tengas miedo del presente
y el mañana
vive a este amor que mis manos
te ofrecen,
en fragmentado entre
las tuyas, y...
ordena en cada pedazo ofrecido
a las nuevas caricias,
que nos esperan,
formemos a ese mundo
nuevo con todas ellas.


Amor, ven tráete a mi regazo,
aprendido en el tuyo
a la nada,
desnudo tu cuerpo abierto
tu refugio para darme
cobijo,
y fuera los murmullo
y las escucha,
tan solo deja que fluyan
los sueños en júbilo
el presente que desea delirar
el loco sueño de vivirnos
juntos.

Amor aproxímate en la alborá
de este lecho improvisado,
amor que nos visita
sin horas,
y deja que es las tardes
plácidas nos languidezcan,
mientras...
... inventaremos...
Caricias nuevas en nuestras
manos y relatos
y para cuando tu pie
tropiece en la memoria
amor,
te recogeré cachito
a cachito,
sanaré con el rosarios

ACANTILADO... poesía de amor

ACANTILADO
Angostado hilván que se frunce
entre tu piel y mi piel...
desenfocado y ebrios dardos
que sin acertar dan en la diana
más certera del firmamento
de tu cuerpo y mi cuerpo,
en ese acantilado de la memoria
hecho noria…
Y
Entre tu cárcel y mi cárcel
ascienden las esposas que a ti
me religan sin pena,
me reatan libre,
desde los altozanos
y las bajuras, en los piélagos
que fluyen fiel proyectándonos
camuflada libélula...
¡Luz de las luciérnagas,
en noche de verano!

Eres ese acantilado donde me asomo
sin miedos,
mesa donde me vacío
y el mantel doblo
sin retirar la copa
de todas las promesas,
vino de de emboque a fruta
cereal y miel,
odres curtido y nuevo.
Acantilado es tu piel
para mis deseos,
formateados de tiempos
y horizontes pasados,
y donde mis ojos se pierden
en la sal de tu mar
luna, lápiz y papel
que nos salen al encuentro,
en las calles sin nombre
del estrellado firmamento.
Sutil costura que cierra a mi boca
entre los pliegues
de tu boca,
acantilado donde mi corazón

A VECES... poesía intimista

A VECES...

“…A veces
soy el altar de la luna
a veces
arena pobre con sombras…” (León Gieco)

A veces soy presa de todas
las palabras,
es mi boca botín de ofrendas
sentimientos
escondidos
a veces soy…
soy un plagio de mí misma
y quedo en el sagrario de la luz
haciéndome sol fémina
y soy ella

A veces, soy…

Raptada por mis sueños
vulnerada sombra
y retenido trofeo
voz silenciada de los pastoriles
campos reptadores de
Eurídice a veces

Mi voz es…

Juez y parte de esos miedos
injustos peldaños
y tristes recovecos de mis sueños
escapando de los brazos
de titanes marinos
alejando a la arena de ellos.

A veces vuelo sin vela
ni timón

EN MI CRISTAL... poesia intimista

EN MI CRISTAL
las gotas de agua, una a una van...
se hacen milicia
mil en el cristalino del ventanal
y todas insubordinadas
revolotean ajenas a cualquier
códigos,
ajenas a todo,
transparentes marcan camino
en un trayecto impoluto,
se dejan escanear
en comitiva por el cristal de mis ojos.

Absorta pierdo la noción del tiempo
y quedo como ellas esperando
en el alfeizar un tobogán
para bajar lo más rápido,
en la espera de ver aquel
espacio de río o mar
que en ellas se acercan
esta tarde a mi ventana.

Ni siquiera cogen la forma o el color
de transporte que las devuelven,
no ellas indefinidas
bailotean libres en la
retahílas y en la forma
de esa lágrima...
¡Son tan idénticas!
Lágrimas de nubes
cortinas de plata,
brisas que la vuelan,
vuelan... vuelan ágiles
como diciendo
¡Ahí, te quedas!

Cierro mis ojos, y las escucho,
deslizarse, mientras me embarga
ese deseo de tocarla,
de llevarlas a mi boca...
Toco el cristal y está frío,
me toco la cornisa de mis ojos
y están húmedos...
pruebo a esas gotas
de lluvia, y me pr

SIN DECIR PALABRAS... poesía libertaria

SIN DECIR PALABRAS
En memoria de cada una de las mujeres
que murieron detrás de las cuerdas
Hay, silencio fértil en abundantes afectos
y, hay palabras,
que suena en la oquedad yerma
del pulso que nos ponen detrás
de las cuerdas,
porque nos impide dilatarnos
hacer que el corazón siga
su ritmo,
rompe a su bombeo natural
y enjaula a su sangre
detrás del torrente que no cesa,
en números y estadísticas...
matan el lapso en vena.

Cada una de las mujeres caída
en el camino,
hacen una barrera,
una línea infructífera
cortan los caminos
que nos reconcilie con quien
no nos nombran.

Y detrás de cada cuerda,
hay un desboque de millones
de neuronas haciendo sus revueltas...
el verde tiñe a nuestras miradas
de malva y abre el cerrojo
donde la muralla nos sobrecoge,
las malditas alambres concertinas
que rasga a nuestros vientres,
nos tira enredadas en ellas.
¡Hay silencios! Que no dicen
palabras, porque no son políticamente
correctas, no conviene,
no procede
porque a la política de sus señorías
no les salen de sus putas
braguetas.
E…

¿QUIEN NOS SEPARARA ?

¿QUIEN NOS SEPARARA ?


(Cf: Rom 8, 35ss)

Busco las tablas de todos los escritos,

y no hallo, la cuneiforme letra

que ponga la tilde sobre

el aviso de

¡Ha muerto...!


¿Quién...quiénes?

...¡Apuntan!

levantan sus dedos baldíos,

de amor estériles, y miran,

y nos miran...

... y no quedan ciegos...

Sus huellas se viste de malatía,

y su piel de violeta tiña...

¿...Quien, quienes...?

Nausean y arquean

en los vomitorios del amor,

fruncen en el arco de la luna

sus viciadas niñas...

no huelen la noche,

no respiran a la luna...

... Y, miran...

miran a tu boca vestida

de sonrisas,

buceando en mis risas

buscando tribulaciones,

orquestando acechos

desnudándonos en cacerías

o inventan aquelarres

de brujas.

¿ Quién...quienes?

Podrá de este mundo apartarnos

amor...

Tú amor, solo tú...

Yo

EL AMOR ES

EL AMOR ES

Ese que corre calle abajo
de tu cuello,
te busca en la esquina
de mi pelvis,
yte hace llegar al recóndito
lugar de los espejos
donde te indaga,
se mira y reconoce…
Asilado él muestra
sus armas,
dentro y fuera
de nuestros cuerpos.
Somos, sus territorios
y de él hacemos nuestros
propios a sus fueros.
El amor, es ese que sin hablar
vocea a los cuatro vientos,
de reclama en estavida
y sus jactancias,
a veces de ella
se burla
y sin pedirlo
ni saberlo,
presuntuoso nos
marca su destino
deja su ritmo en las márgenes
a trechos de nuestro camino.