Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Adele...recordatorio

YO MISMA...

"cuesta aprendernos... sabernos... padecernos... nos cuesta no olvidar... tanto como recordar que olvidamos" poética extremeña. c.h.r

YO MISMA

-Adele...recordatorio-

En este antes, y este ahora
en un traspiés
o una caída.
Siempre seré yo misma,
de bruces en la vida,
boca abajo en mi infierno
o dando saltos de alegría.
-yo misma-
Sin hacer adrede nada,
porque es innato,
consustancial a mí...
Yo misma sentada,
de pie,
de cuclillas
comiendo percebes
o con el lodo hasta el tobillo
y la cloaca en la sien
¡Yo misma!
desdiciéndome cien veces,
mil veces,
un millón de veces...
¡Que asco!
A veces me doy...
y otras cuantas veces
me bendigo por no ser
un poste de árbol
cortado.
Yo-misma-Yo.
16.10.2015
Carmen Hernández Rey
autora extremeña
Foto personal

LOCA...

LOCA
"Adele...recordatorio-
Por ti.
Loca sin remedio,
ahuyentando horas
y recuerdos
-los que se dejan-
Y, a los que puedo.
Loca por ti, amor
voy cerrando huecos,
incinerándome como holocausto
porque…
abraso con candela de hiel
y miedo a tus besos,
aquellos no dados,
los retenidos y los lanzados
en estrellas, amor
loca… intentando
no seguir atándolos.
Loca por ti… sin olvido
-tu pelo-
almohada de rubor
llama y fuego
tu piel, mi piel
tus manos
mis manos
tus dedos
mis dedos…
Loca por ti…
¡Dime! el manicomio
para olvidar a este amor
olvidar… olvidar… olvidar
insensatamente de mí
arrancar
-no puedo-
16.10.2015
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derechos de autora
foto de Ana Ceballos

AHORA Y ENTONCES... "now and then"

AHORA Y ENTONCES
-Adele...recordatorio-
Tengo y necesito,
invoco a la niña cómplice,
la misma que se desvestía
para ponerse mi ropa
mientras yo la suya…
Imagina por un segundo
que ella, ella Carmen y yo
Dolores, ese era el trato
tácito que nunca se cumplió
porque, ella era blanca como el nácar
con trenzas rubias.
Mientras que mi piel era mestiza
de india azteca,
con orondas trenzas negras
en formas de cocas en mi cabeza.
Corríamos como liebres en el campo,
como perdices en el trigal maduro
éramos alces saltando las aceras,
jugando al chinche, la comba,
aquel elástico negro que se enredaba
entre nuestras faldas y dejaban
al descubierto, las bragas
que aquel niño sentado esperando
quieto esperaba ver
-sabía que ocurriría… lo deseaba-
Ahora y entonces, nada cuesta
retroceder,
y quizás lo hago más de la cuenta
para llenarme de nostalgia
por tan largo como mis ojos lo ven,
Dolores fue la segunda amiga
que marchó, dejando cien lágrimas
de sal, mientras yo como estatúa
miraba atrás para no verla
partir…
Ahora y entonces… cues…