Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 31, 2018

TENGO UNA...

TENGO UNA
Siega de ternura.
Las mies de mis regazos tiritando
por tus manos,
sin paz esperando la recolecta,
deseando hacer haces de espigas,
y entre ellas la flor de nuestros labios.
Tengo la ternura agarrada a mis pechos,
a mi sien en los caminos de tus oteros,
y mis pies pensando por dónde trochar
hasta tu encuentro.
Tengo una siega de ternura en estas piedras
de molino,
y mi cuerpo queriendo saciarse del pan
de tu levadura, amor,
y, tanto y tantos deseos ocultos en cada
una de las complicidades que nos hace
ser campo, sol, viento y lluvia.
La ternura en cada tormenta, rayo,
nubes y la paz que nos nace de ella.
31.1.2018
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña

CALLÓ

CALLÓ

El sinvivir y este tiempo.

Este tiempo, de esperar
y ver como el agua entre los dedos
cae, como la araña en el desierto
muere, y como la pluma en viento
no encuentra cuerpo, y su cañón
muere sin piel de lechuza
sin rama ni luna. Ya, voló,

volaron mis raídos talones, caminar cansados

fragmentados,

vuelven,
volvieron midiéndose
a tu caminar sutil

Paso a paso, pasó
entre verso y verso
zurcido entre palabra y palabra
soñando entre mirada y mirada.

Calló como hoja en otoño
como fruta madura
como estrella en agosto
calló, calló la atmósfera queriendo
ser tormenta de arena,
calló todo, todo se despojó de el absurdo
miedo,
de los eclécticos miedos a solas.
de discutir con las musas.
Calló todo, en tus formas,
sencillas de adoptar y adaptarse
a mí.
31.1.2018
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña

LA NOSTALGIA

LA NOSTALGIA
Quiere un rincón donde el sol no queme,
tan solo, abrace sin tormento.
Quiere unas nubes para pasear
por el firmamento,
sin sed de azúcar,
con mirada rosa fuera de tantas piedras
y sus historias.
Quiere un palmeral en el desierto,
el pozo de agua dulce,
el remanso del manantial en rostro.
La nostalgia no necesita ser solemne,
podría ser austera,
esquiva, y me gustaría que huyera
con tu presencia
¡Ya!
Yo nunca le afearía su marcha,
es más pondría alfombra roja,
perfumaría su camino con romero
y pétalos de rosas.
La nostalgia es astuta, incomoda,
abominable,
con un descaro insoportable
y se hace una trinchera en mi cama...
mientras con voz rota, mi corazón
le dice ¿por qué no te vas, te marchas
de una vez y me dejas en paz con mi soledad? Nostalgia... eres maldita.
30.1.2018
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña

PARA TI... MADRE

PARA TI…MADRE


Naces sin que nadie...
te diga el motivo,
por el cual estás en este mundo.
Nadie explica que es la vida,
que ella, es algo más que nacer,
crecer, reproducirte
y morir…
Nadie sabe aquel fin
primero y último
del cual partimos;
o nos argumentan razonadamente,
el por qué dejamos aquel
lecho,
donde no se pasa frío ni calor,
hambre o sed,
ni estrecheces…
Ninguna persona supo, los motivos
por, los cuales un día nos paren
sin más,
sin preguntarnos.
Y es que todo y:
nada sabemos,
nada podemos
nada perdemos
nada obtenemos
al Intentar saber de aquel tiempo
uterino, y galáctico
¡Universal!
Hoy sé que tan solo hay algo superior
a todo aquel tiempo,
y que son los abrazos
y arrumacos,
de una madre cuando te coge
en sus brazos,
te mira embelesada,
se entrega a ti con sus pechos
de abundancia…
Es hoy cuando he comprendido
por qué vine al mundo,
por qué los hijos deseados
las hijas deseadas,
o querer sentirse madres
es,
de las cosas más maravillosas
que el Universo
nos ha da…

ME SUICIDÉ

ME SUICIDÉ


Tantas veces como tantas ...
Otras, la muerte me escupió...
Por primera vez fue en aquel
papel que no me quiso,
ni tan siquiera recoger
las desconcertadas tildes,
ellas corrían despavoridas
de las letras…
“sin saber” el lugar perfecto
para ellas,
suicidadas transitando
por las mías, en buscan
de lo prometido por las musas.
Segundas parte nunca fueron
malas
¡Ah, no! Buenas,
Ahora son mis letras que cansadas
y hartas del peso de mi vida....
Ellas me rezuman, son:
Irónicas,
Causticas
Ácidas
Amargas
Atormentadas
Inmorales…
Otras vez se suicidan.
Tercera nunca hay dos sin tres,
tres sin cuatro, o enésima…
¡Que dolor por tanta pérdida!
De tiempo,
De insomnio
De dormir en la espera
de una recompensa,
condescendiente el reloj
te apresa, sin preguntas
deja nuevas formulas,
nuevos textos
¡Ah! Otra cita a ciegas,
describir tu cuento,
tu superficialidades o defender
las viejas leyendas
Mentí tanto en estos suicidios
vestidos de letras,
¿será por eso que de mí huyan
nunca má…