Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 7, 2013

TARDE...

TARDÉ
Siete día, siete noches
siete montañas, sietes
campos, siete mares
sietes playas...
Siete cielos y siete mil
Millones de infiernos en encontrarte...
Tardé, los infinitos de todos los espacios
en aquellas esperanzas negras,
en los sueños y deseos,
del todo y nada,
en los libros que narran
de dentro hacia las tapas,
los sietes escritos sagrados,
en los encuadernados cuentos
infantiles tardé,
casi la vida misma en hallarte.
encontrándome
Y por tardar, te digo que estuve
ausente y dejé
de buscarte, de amarte,
sentir-te en los ocupados
cielos de nadie,
en los nombres sellados
con firmas sobre las nubes
que esconden los escaparate...
Tarde amor, tardé en saber
tu nombre pero aquel
sabor implícito en
en mi ADN.
te allegaste sobre el sol
en mi tarde,
cuando doblé las esquinas de los manteles
sin pan ni aceite...
escondido en aquel lienzo
donde las piedras nacián
bajo mi cuerpo,
exclamándote,
sábanas de ocres,
olor a su dolor y sangre.
Tardo mi boca en gustarte
y mi corazón en latir
en el paladar sin prisas
delei…

NUESTROS ABUELOS SON

NUESTROS ABUELOS SON
El recuerdo de nuestra
historia más cercana,
el espejo de lo que un día
también nosotros seremos.

Ellos nos hablan de tiempos
Difíciles, de la niñez pasada
Y de años arañando a la tierra
con sus manos,
años de hambre,
del frio en el campo y las raídas
chaquetas de pana
marrón, o negra para las fiestas
Calles de algarabías, casas sin
llaves y vecinos que se saludaban.
Nuestros abuelos hablan
de la Nacencia,
de camas con abolengo
y casta,
generaciones con arraigo
de amor entre sus lanas,
De aquellos hogares que olían
a campo a trigo y esencia
de lavanda
Cocina de pucheros,
lumbre de carbón y con alma
de aquellos días de fiesta
cuando del cerdo
se sacrificaba
en la festiva “la matanza”
Ellos son nuestros abuelos,
y tienen su piel arrugada,
pelo canoso
memorias a veces
con faltas,
pero nunca olvidarán,
el amor que nos tuvieron,
aunque en la boca
nuestro nombre se quede
huérfana…
¡Vidas duras, otros tiempos
nunca fácil,
pero siempre con la mano
en la azada!
Son las voces del ayer,
del hoy
y del m…

TE ENGENDRO HIJA… Mujer

TE ENGENDRO HIJA… Mujer
A sabiendas sé que debo parirte
que no hay olvido en mi sien,
ni, tregua en mi memoria,
que en la tuya seré eslabón
de tu propia cadena.
Y te pariré, arañando mis carnes
mordiéndome las palabras
sobre los dedos de mis manos,
para que veas la luz a golpe de dolor
en este útero lleno de amor
hecho simientes…
Retorcido mi vientre en esos,
espasmos locos, ardientes,
que abrasan y muerden
desperdigados como
ráfagas, para hacerte presente
y ser que me nace.

Te paro para no hacerte víctima
del pueblo y sus las plazas,
de mentideros,
lugar sin corazón, voz de viejo
herrero de balas y metrallas
embusteras,
Te engendro hija, sin lapidarios
de bajas sospechas,
calumnia a la carta,
vino de negativos adjetivos
autócratas gobiernos.
Hoy como ayer, asesinos de profetas