Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 2, 2018

QUIÉN TODO

QUIÉN TODO

 Lo dio seguirá pensando,
que aún es poco.
...
Caminará con ropa raída y con
zapatos viejos,
Insistirá en portar un cártel
persiguiendo a sus sueños
de cómo ser útil aunque
la muerte le coja sin un euro.

Rastreará el camino,
y le lloverá agua de abril en sus inviernos,
será el de un otoño bajo ese sol
de justicia de un verano
de playas y chiringuitos
para esos jóvenes que viven
del cuento manando
de la ubre como corderos.

Y te verán viejo, sucio y patán
mientras planean su próximo
viaje de la tierra al botillero
más cercano, sin leer que tú
ya distes todo y que son ellos
quienes deben coger el testigo
que sin fuerzas arrastras buen viejo.
Pero ¿sabes?
Ya pasamos de la era donde desaprovechar el trabajo de un niño
o niña era de necios,
y nos arrolló la necedad,
y de educamos a viejos con tecnologías
que solo es para hacerles jóvenes
con derechos y sin obligaciones...
por eso nunca o pocas veces te verán
cuando a tu lado pasan,
y caminarán cien metros agarrando
ese carte…

TROMPO

TROMPO

Doy vueltas como trompo.

 Voy busco, te busco......
sigo a tus curvas,
tus laderas
las llanuras y tus pliegues,
busco hendirme en tus precipicios,
es este girar y órbita,
volteando a los obstáculos para y aterrizar para encontrar el consuelo
de tu superficie.

Giro y giro intentando mantenerme
erguida,
en la obtusa vida de los obstáculos,
ellos que no saben
de amor y agonía
de los sentimientos de dos corazones
necesitados de un verde cara a cara
como girasoles sin sol.

Trompo doy vuelta en un traslado
mutable,
sin dar con los perímetros
de aquel prado y su verdor.
16,8,2018
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña

VIVO -POBREZA-

VIVO

En mitad de un océano,
late como reloj y palpita
en tu tic-tac al unísono conmigo.
Vivo en un hábitat sedoso, y con olor
a vida,
tiene sonidos de ríos y risas,
noto que palpan mi alforja diciendo
palabras que me suenan a besos
y caricias, vivo.
Vivo en un circulo templado,
paragolpes del otro mundo,
vivo y voy destinado abrir las puertas
del Olimpo,
se abre para mía la única maravilla
del mundo, y entre columnas nazco
¡Sueño!
Sueño con nacer entre besos y abrazos,
en un lecho protegido,
beber mi néctar del los pechos
elegidos.
Nazco y vivo…
Nadie predijo donde está aquella
otra Gea, la que me cuidó
y cuidó antes de ser expulsado
a este mundo expatrio de niños
¿Bien… o mal nacidos?
2.9.2018
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña