Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 5, 2018

MUERTE EN VALDEPEÑAS

MUERTE EN VALDEPEÑAS
-ambulancia y toro-
Decid, desde cuando las ambulancias
arrastran a un ser vivo.
Decid, desde cuando las ambulancias
sirve para el matadero.
Decid, desde cuando una ambulancia
-bien común- se coge para un mal
de pocos…
Decid ¡Barbaros de este mapa
de piel de toro,
¡Decid! Por qué el maltrato bárbaro
de un ser para distraer a tantos
bobos.
¡Decid! desde cuando el arte necesita
de sangre,
por qué,
por qué, no maduramos y comprendemos
que fue cosa de otro tiempo,
que el arte evoluciona
como evoluciona cualquier barbarie
Y, si seguimos creyendo que eso es arte,
empecemos a ofrecer a nuestros menores
a esos dioses que protegen
a quien con espada y sin razón mata,
y moribundo al toro en una Ambulancia
arrastra.
5.9.2018
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña

"LAS SIMPLES COSAS"

LAS SIMPLES COSAS


-canción de Chavela Vargas-


Es como pájaro anidando ...
perennemente en nido vacío,
y amando su vida no ve los barrotes,
que nacieron antes que él.
Las simples cosas no trata
de perdones atrasados
en la inconsciencia,
o en las gracias que nunca dimos,
o… ¡quizás!
las que nunca nos dieron, y posiblemente
perdidas quedaron
en la vida.
-ya pasada-
En las simpleza del eco
con un latido buscando a otro.
sea
sepa
goce
resida
la verdad que esconden el corazón.
3.9.2018
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña

EL SUEÑO

EL SUEÑO


Se prestó a llegar nebulón,
sin querer saltar su hipocresía
me dejó en su agujero...
sin inversión para conmigo.
Tolerante con la infamia,
deja el maná en la puerta
de la alcoba,
sobre la nacarada almohada
racimos de ira,
alimentando una debacle
peor que la de Hiroshima.
Nadie supera la mano
de un ser taimado,
en tus sueños,
es cien veces peor que darte
de bruces con él en la calle,
y menos el tránsito
en tus huellas,
pegándose a tus huesos
la falta de llamas para evaporar
las aguas de tus párpados;
las viejas
las de hoy,
las del mañana cercano.
4.9.2018
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña

ATOMIZA

"es un perjurar tu boca, tú... es ese infinito espacio de cumplimiento de cada uno de los pecados; perjurando ¡nunca más!
ATOMIZA
La luz en la marquesina,
denomina tu buque insignia
y deja el aguijón de abeja
a pesar de saber que la muerte
es su fin.
Acaso sea como perderse
en unos de los arrabales de Buenos
Aires,
caer en las agua de su isla,
acaso sea, romper un bandeó,
el tacón que se arrastra por la pista
o simplemente sea la columna
en uve naciendo desnuda hasta nunca.
Por momentos desaparece todos
los infiernos,
y reaparecen todos los pecados
intactos,
a punto de ser cometidos
para dar cumplimiento a la sátira
donde las mentiras se hace orgía
entre dos bocas,
buscando ser cuatro a ratos.
Digo...
¡Nunca más!
Y miento entre tus brazos amor,
vuelvo a ser quien más gana
y dónde más me pierdo.
4.9.2017
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña

RESUENA

RESUENA


Caracolas como sirenas.
Sirenas se alzan en rocas virando...
sus ojos... ¿alcanzarán
el largo horizonte,
llegarán desde esta orilla
a tu orilla?
Resuenan sirenas como caracolas
marinas,
en sus piel no hay escamas ¡No!
¿quien inventó esa mentira?
Ellas de agua y sal... De brisa y sol
ellas de coral y marfil
Ellas de algas y brea
Ellas...
Espumas de rocío y nubes
Ellas resonando entre las partículas
de mis ojos...
Cuando tocan a balada
de amor y nostálgicas
a promesas incumplidas...
Resuena tu nombre
-sin querer-
-sin pretender
Resuena tu voz, resuena
4.9.2015
Carmen Hernández Rey
®© autora extremeña
Todos los derechos de autora
®© foto personal

DESNUDA

DESNUDA

Desnudas me bailas luna,
danzas, danzas entre quejidos y risas
de olas, sujeta a mis pezones ...
bailas bulerías de: sol, mujer, luna
y agua,
danzas en los arrullos de aves marinas
y caracolas en mi pelo
en los versos de salve,
tú mar desnudas me dejas mientras
meciendo a mi alma me cantas
¡Ay!
En tu boca esperando,
en tu boca escuchando a la sal
en cada ola,
acercándose y rompiéndome toda,
toda rota de dentro a afuera,
entre quejido de luna lunera
meciéndome entre olas,
amor en quejidos de noche marinera.
Desnuda yo, agarrada a mis pezones
tú…
luna de agua marinera
y sal en las caracolas
de tus olas mar, acariciándome
de dentro afuera.
27.8.2016
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derechos de autora
©® foto personal

RAZÓN

RAZÓN

A veces la razón es mi carcelera,
es la primera que me esposa,
la que me arenga y hace pláticas
de un Partenón de viejos
con guerra dialécticas.
Razón hay de peso que no, pesan...
y otras mucho, pesan...
te inicia a solas,
te vomita sola
te hace carne delante de una fosa
con faces y colmillos
para desgarrar la presa.
La razón busca inmiscuirse donde
la frente absorta se adolece
de ella,
porque ella -la razón-
no sabe que para ser feliz,
la felicidad hay -razones de peso-
que obviarla y derrotarla, es la mejor
empresa, y...
Y sí, ser feliz es la dulce contienda
que merece pelear, con razón
o sin raciocinio en todas las guerras.
4.9.2018
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña

TOTAL

TOTAL
Mente hay que lograr,
aunque tengamos que aprender
a tirar por la borda a gente que nunca
pensaran en ti o en mí,
les importaremos ¡nada! como persona
nada harán o intentarán para ser
participe de tu felicidad,
es más pueden boicotearnos
como personas.
¡No! ignorar es aprender,
comprender,
ser asertiva con una misma,
y no ser felpudo
de nadie,
ya sabemos que existen personas que no tienen
o sienten afinidad
o empatía con sentimientos ajenos
a ellos
Pero... es también verdad que,
no se puede obligar a ser la bondad
y deseos o buenos afectos...
pero si totalmente, es perfecto
apartar de tu camino,
de tu círculo de felicidad, a quienes
no te tienen dentro de sus
para bienes.
Sí... hay que cerrar muy fuerte este,
círculo y que nadie de las que amamos
e importamos
¡nos importan! escapen,
que, salgan fuera la tóxicas envidias.
Al final es realmente eso
lo que aprendemos a mirar
y no tener como bolsa de amarre
impidiéndote volar.
5.9.2018
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña