Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como RAICES

CÁCERES

EL GUADIANA

EL GUADIANA
I
Siguen su rumbo...
Se acopla taciturno en las formas
de ese lecho en estío, que me subyuga
hasta la médula.
Mientras sus pedigüeñas aguas buscan
sueños, otros, de otros
tiempos de lechos silenciados
que ya no reverdecen bajo
sus pestañas, y humedades,
por más que él siga presto en la marcha
hacia la mar,
manos robaron sus márgenes
dejándolas secas de su lluvia.
II
Apremia al mismo reloj rebuscando
en el tiempo que le queda
para ser espumas salinera,
sal voluble a medias entre
gotas de rocío, de nube y marina
marea...
Mi rio es esquivo y esconde
su cara a poco de nacer,
como si le diese miedo caminar
se esconde en curso.
III
A tientas fluye bravo y silencioso
retornando a la belleza de la tierra
que le coge con cariño, él
es el rio más bello del mundo
¡Mi río, sabe de jácaras!
burlón juega con mi hoyuelos
cuando le miro,
en ellos se reconocen,
me hace guiños,
en las plateas irreverente
que nos observan
envidiosas cuando nos miran. IV

Me sueña como le sueño,
me llora como le lloro
cuando le siento y …

LA ENCINA...

LA ENCINA

Coge el verde, de la paleta ...
del arcoíris,
de sus gamas se prenden
y quedan en sus pupilas,
sienten,
ese, el vacío de aquella
esperanza del bosque,
la que se puso
a correr...

Correr, correr, correr hasta sujetar
de las verdes ramas las iluminarias
hojas, agarrar a las aguadas niñas
de mis ojos, la gama esperanza
en las negras lluvias las bellas
ramas.

Verde fue aquella mirada que agotó
del árbol su color,
costado de hiedra,
hiedras sin roca para afianzarla,
solo fue eso hiedra,
hiedra sin nada...

dolor se deja, en las caricias
del rumor del viento,
en las encinas y sus hojas
dentadas.

Respiras, respirando ese agua
de soslayo en mi boca,
garganta seca en una lágrima
en tocata y fuga...

-Sabor-
Sabor a sal y hiel, pensar,
pesar de mis pesares,
en la belleza que se colaba
entre las cortinas de mis pestañas.

Luz que corría, verde traspasada
luz, de mi universo
pozo sin versos
que insistente a la esperanza
buscaba palabras
de un prado robado
arcoíris lejano, sin l…