Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 7, 2016

NADIE LA VE

NADIE LA VE
Y, ella cruza la calle con pisadas que saben
hundirse en el asfalto,
él huye buscando refugio un metro más abajo
de sus huellas, a veces tempranas y otras
no tan nítidas en mitad de la luz,
tan diurna.
Nadie la ve, pero ella sola deambula coexiste
pensando, ¿Cómo es eso de sentir la vida,
mirar la ruleta por donde todos
giran,
sin pedir o querer aferrar esa -manilla-
de la última puerta, que dice?
¡pasad , pasad al fondo, que aquí, soy
y es donde la verdad y todo termina!
Nadie la ve, ni cuando ella muere de risa,
en sus ingenuas burlas, que terminan cuando
alguien tropieza y la pisan,
sin pedir disculpas se sacude de sus cenizas
y colorín colorado a otra vida.
Nadie la ve ni cuando se derrumba
en canales de tristeza por tanta
alegría si sabes vivir la vida,
ella abre sus canales de miserias
y tristeza,
espera la barca solar, y los trueques
de Dat, para que le amanezcan
sus arco sonrisas.
Nadie la ve y sigue caminando
pie adentro desde el miedo y la búsqueda,
hunde la oril…

UN POEMA

"un poema bebe en cada letra, una gema de sal y miel"

UN POEMA
Es nada.
Porque nada es, el poema que trafica
que pretenden descomponer la frialdad
-de una ausencia-
queriendo restituir el alma
de tu particularidad con palabras
escuetas.
Y, es posible sí… que busque
sin conseguir-
-el talante-
que diga un algo de ti cada letra
¡Quizás, sí!
quizás… pueda arrinconar
la acidez de la bergamota
-en mi boca-
inhibida de ti, en esta letra de poema
que te claudica.
Un poema es miel que hiere a la hiel
de ausencia,
lágrima errante entre gemas,
desorden que
-merodea-
un cuerpo taciturno que tañe
como campana por la efigié táctil
en fuga
-y sin poeta-
dolosa letras que engalanan aun poema
privado del amor.
"No hago otra cosa que pensar en ti"*
dice la letra
mientras mi pluma escribe
-borrones-
para decir cuánto duele tu ausencia