Ir al contenido principal

SE DESVISTEN


SE DESVISTEN

Mis labios de ti.

Cómo frontal quedan a un punto

y coma del beso deseado

y en espera ya,

imposible

De ti me corrige, mi dispensa

de la maldita altitud y latitud

que promiscuamente me delata

en tiempo injustificado.

Labios que bullen y murmullan

sin idioma de este paladar,

sorpasso  de la mudez en galería

desnudez que te viste luctuosa-en-mente

como ayer, antes te desvestían

en la alegoría perdurable de los bosques

animados por mis musas.

Se desvisten mis labios de ti,

y te concibo en la tersura

de otro mundo desigual a este

que un día tuvimos,

mundo en retro olvido

y aquejado de nauseas malditas

alimenta el monstruo bastardo

que rige la línea roja

de un orgullo sin marjal

marjal desvestida queda

entre tu boca y mi boca


inver-s-amen-te

24.7.2016

Carmen Hernández Rey

©®autora extremeña

todos los derechos de autora

foto de

Comentarios

Entradas populares de este blog

ENLOQUECIDA... POESÍA ERÓTICA

ENLOQUECIDA


Se perdió tu mano
esta noche por mi

espalda,

descendió sobre la

cúspide que descendida

habita todo el deseo

de los minutos, segundo

y las horas de los tiempos

enardecidos y ahí depositados

 se perdió, tu mano en medio

del torbellino esculpido,

en ese tumulto, de montaña

rusa,

de alas que aletean

sin preavisos,

sin precipicio, donde remansa la locura

in principio sin perdidas.

Se perdió tu mano, en cada

botón obtuso, y delante

de aquellos dedos

preñados de deseos,

calando  y empapado

bajo la cornisa

multicolor

 de mis enaguas.

Se perdió, tu mano

por mi sien y mi negra

cabellera... quedose

tu olor a espliego

y romero a madreselva. enloquecida.
Se perdió tu mano

en mi cuello

mientras las mariposas

borrachas de ti y de mí perdían

sus alas sin estribos,

sin permisos, sin pausas...

 Y tus manos escalaban

las cúspides que pierden

y encuentran

aquellos otros rumbos los espacios

de los tiempos...

Se perdió tu mano

en esta noche

por el vergel sin nombre.

Se perdieron tus manos

y mis manos en tus deseos

y mis deseos,

INQUIETA

“Al subir ante mi núrada la suave luna, que todo lo apacigua, flotan sobre mí, por el húmedo bosque, en las laderas rocosas, formas plateadas que dulcifican el deseo de contemplación.” del libro de Fausto de Goethe

INQUIETA
La pronta escena donde todo se conmueve
en una esquirla de tiempo,
se hace manso el río, desata los nudos de su lecho
y las piedras bajan sedosas a las manos de quien
se sumerge buscando la paz primigenia del limo.
Inquieta terminar de dar un paso a sabiendas
que antes de sujetarle con el tiempo ya es
pasado,
olvidados ya, de sextos sentidosy sujeto
a un recuerdo menor o mayor
según sea el interés presente.
Inquieta no morder el talón de Aquiles,
saborear la manzana de un jardín maldecido,
romper los yugos que distrae del mal de un mundo
robado por la opulencia, inquieta la mansedumbre
o percibir que quienes fueron expulsado
creen estar asentado en la rama del árbol
sin correctamente y son productos de un hortícola
de feudo barbudo y todos quienes se siente
bien nacidos.
¡Mejor mue…

CON-ME-MORI-A

CON-ME-MORI-A
A decenas de años que morí,
hoy, me conmueve la muerte ajena.
Lorca podría escribir hoy algo parecido,
y seguro que mejor.
Con-me-mori-a… maldigo las manos
fratricidas de quien mata por vencer
un credo, sea religioso, poder, de color
o bancario.
Con dolor digo que mataron el hombre imperfecto,
queriendo sepultar su voz, y sus letras,
su corazón y todo el deseo que galopaba
por sus venas, tantos, tanto poemas que aún
ardían en sus adentros.

Poemas de vida, dolor, luto y sangre,
vida y color, cante hondo,
río y flor
niñas de zarcillos de coral,
río de platas,
huertas de limón limonero.
Mataron al hombre codiciando limpiar
el horror de sus tripas fermentada
en sus cerebros,
agosto no tuvo elección,
no pudo desdecirse del calendario
arrojar de sus días un dieciocho
de las manos asesinas que sin piedad
y cobardemente con honores de un dictador
del poeta quisieron ser sus dueños.
Con-me-mori-a repudio los dogmas
de toda religión,
de toda política
de toda la codicia que hace del ser humano
lo peor del univ…