Ir al contenido principal

LA MALETA


"pesa la luz del alba, como pesa la luz crepuscular, como pesa el tren que marcha sabiendo que hay un equipaje que nunca irá a destino... -donde se quiso terminar-" poética extremeña. c.h.r

LA MALETA

 

Pensó, en la próxima

 parada del tren alguien me recogerá

 y tocará mi asas... -con manos-

fuertes no permitirá que el suelo

 de aquel sucio vagón

 manche mis costados...

 El silbato sonó y el tren resoplando

 Echo humo negro parando en seco...

 Apenas nadie salió del vagón

 Cogió equipaje...

 El tren en segundo y obedeciendo

 de nuevo al sonido anterior

 arrancó, como alma que lleva

 al diablo...

 

 

No fue una ni dos...fueron decenas

 de paradas en las que sí

 fueron bajando los pasajeros

 de aquel compartimento y de los adyacentes.

 Poco a poco, la maleta comprobó

 que nadie busca su asidero,

 nadie... intento llevarse aquel

 bulto...

 ¡PENSO! ¿por qué?

 No soy tan grande,

 Llevo poco peso...

 

EN ESTE MI EQUIPAJE:

 

Unas gafas de sol

-para el día-

Una chaqueta de hilo

 para cuando refresque

 La tarde

 Unas zapatillas cómodas

 para cuando aprenda a caminar

 -sin prisas...-

 

¡SON IMPREDCINDIBLES!

 

¡Ah! Vale, pensó...

-Ya sé-

quizás es eso,

 -la maldita libreta- ella vieja

 ella llena, de tachones

y manchas, y siempre llena

 de tristes recuerdos...

 esos poemas, de amores

 inventados,

llenos de quimeras

 con alguna que otras decepcionen,

este dolor que no cesa,

los miedos

¡la valentía que te ceden!

 

¿ miedos? Será esto

 lo que tanto pesa...

 

El tren llegó a un punto muerto

 ese lugar de descanso...

-Vía muerta-

La maleta miró por el cristal

 de aquel vagó,

 sin Reconocerse en ese espacio

 que la contenía...

 calló e intento escribir

 sin saber el nombre

 de su nuevo y triste poema.

 

23.8.2015

 Carmen Hernández Rey

 Autora extremeña

 Todos los derechos de autora

foto de Ana Ceballos

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA FALSA FE

"sincretismo de alto voltaje, manipulación por la que matas o mueres"
LA FALSA FE
-nos hacer ser Golem-
Tenemos la grave enfermedad
del narcisista y sus ideales ilimitados
en la abundancia de seres especiales
y escogidos,
el maná de la existencia elíptica .
La fe falsa, influencers del mito,
el ego creador,
la pirámide de las profecías
la realidad mesiánica
del profeta,
el espejo de su propia obra auto cumplida
y de conformidad de subir a la montaña
donde se pueda hacer tres chozas,
porque enamorarse de la realidad terrenal
a la gente mediocre le cuesta.
La falsa fe necesita de legajos
interpuestos,
códigos sin descifrar basados
en la supremacía de ser elegido
entre los mensajes subliminares
los pliegos donde lo que sucederá
siempre será tal cual fue su realidad
sin razón y con solo la imaginación
sobrehumana y perfecta
con la exculpa de unos intermediarios
aún más narcisista que infunde los miedos
precisos de pretender vivir tal cual vive
o mejorando sus expectativas
La falsa fe, te obl…

QUIENES

¿a quién le interesa un amor de horas, un te quiero de diez segundos, un te amo y cien recelos, oxígenos en globos de helios... mil heridas de hielo... y millones de adjetivos de -eres-? poéticas extremeñas -chrey-


A QUIENES…

¿Quien, soporta segundos a precios de años, ...
exilio de hielo con nombre… ausencia,
a quien, a quien le interesa el cambio de look
en su cabeza, nominal de mercancía verbenera?
A quien le interesa un amor de segundo,
con dolor de ciclos,
placer de minutos,
desengaños al canto
a quien…
Un te quiero
mil odio
diez millones de.. -te extraño-
y… la vida entera, me río
-de todo-
Quien a quien se le puede
pedir fe, en la incredulidad
más manifiesta.
22.1.2016
Autora extremeña
todos los derechos de autora
foto del Nellys Casa

CERRARÉ

CERRARÉ
-Homenaje a Victor Hugo y Margarita Youcenar-

Los ojos y esperaré
un espacio neutral donde
la justicia venga de la mano
de Cuasimodo.

A todo lo bello pondré un cristal
opaco sin color,
y desearé que del último
y único ojo, fluya la gota de rocío
en el pétalo del rostro
maltrecho.

Así cuando el patíbulo se imponga
las cuerdas del navío
descenderán hasta el infierno
para que mi galera alce las velas
en manos misericordiosas,
desde la torre sonora,
repicará la pluma de quien
busco intramuros la belleza
de gitana,
¡Quizás! Salvando de las llamas
aquel fuego, tengamos el regusto
de abrir un libro.
15.04.2019
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña