Ir al contenido principal

A LA SOMBRA

"No importa que utilicemos palabras que nunca escribimos
Lo peor es utilizar palabras que no sentimos...eso es lo terrible y perjudicial -para la salud-
del corazón y la cabeza...
Del alma ¡ni te habló! ella nunca encuentra palabras oportunas" poética extremeña. c.h.r


A LA SOMBRA 

De mi propia mascara reconozco.
Reconozco que es reír
y que reír me costará absorber
a mi propia sangre
y quizás, 
-también- 
un ir sacando uno a uno 
esos gusanos
que crecen en mi cascara 
de nuez,
¡Creo que nunca fue buen fruto!
quizás obtuvo poca materia gris
y como alimentos 
para nadie más es inútil.
Si quito la sombra en la cual
me oculto,
quedo en la faz de no sé quien
oculta mi rostro se deja caer
como la goma que sujeta 
la máscara de un carnaval
o las chinescas pantomimas. 

No basta en dejar a mi rostro 
de frente a ese concurso de posiciones 
a jueza de mí misma
¿Acaso soy yo la Débora
lean y sabía, la justa?
¿Son mis manos aquellos 
favores de Judit, 
o la belleza de Esther...
Serán mi guerra y victorias?
¡No!
No tendré la clemencia 
ni la sapiencia legítima
tampoco la ardua templanza
que esgrima un sable
sin acero
menos un perdón sin compasión 
o algo de clemencia
para esta mi sombra...
Sí reconozco que la luz
tienen contraluces y sombras 
que los rostros no todos están 
sin mascaras de bondad
que dicen en sus etiquetas
y que las tinieblas a veces 
no son tan imitaciones 
y las bocas que sonríen 
guardan la sonrisa de un payaso
que esconde la suprema
estupidez...
Río... esta tarde río
de mí misma
ja-ja-ja
-de mí-
de la misma sombra 
para cuando ella sin imponga
yo venga
 y en la impronta imposición 
yo sea su última ironía
burlesca.
17.7.2014
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derechos de autora
foto de la web
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10205884566863581&set=a.2381288541885.2136625.1540835521&type=1&theaterA LA SOMBRA


De mi propia mascara reconozco.
Reconozco que es reír
y que reír me costará absorber...
a mi propia sangre
y quizás,
-también-
un ir sacando uno a uno
esos gusanos
que crecen en mi cascara
de nuez,
¡Creo que nunca fue buen fruto!
quizás obtuvo poca materia gris
y como alimentos
para nadie más es inútil.
Si quito la sombra en la cual
me oculto,
quedo en la faz de no sé quien
oculta mi rostro se deja caer
como la goma que sujeta
la máscara de un carnaval
o las chinescas pantomimas.

No basta en dejar a mi rostro
de frente a ese concurso de posiciones
a jueza de mí misma
¿Acaso soy yo la Débora
lean y sabía, la justa?
¿Son mis manos aquellos
favores de Judit,
o la belleza de Esther...
Serán mi guerra y victorias?
¡No!
No tendré la clemencia
ni la sapiencia legítima
tampoco la ardua templanza
que esgrima un sable
sin acero
menos un perdón sin compasión
o algo de clemencia
para esta mi sombra...
Sí reconozco que la luz
tienen contraluces y sombras
que los rostros no todos están
sin mascaras de bondad
que dicen en sus etiquetas
y que las tinieblas a veces
no son tan imitaciones
y las bocas que sonríen
guardan la sonrisa de un payaso
que esconde la suprema
estupidez...
Río... esta tarde río
de mí misma
ja-ja-ja
-de mí-
de la misma sombra
para cuando ella sin imponga
yo venga
y en la impronta imposición
yo sea su última ironía
burlesca.
17.7.2014
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derechos de autora
foto de la web


Carmen H.R

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUIENES

¿a quién le interesa un amor de horas, un te quiero de diez segundos, un te amo y cien recelos, oxígenos en globos de helios... mil heridas de hielo... y millones de adjetivos de -eres-? poéticas extremeñas -chrey-


A QUIENES…

¿Quien, soporta segundos a precios de años, ...
exilio de hielo con nombre… ausencia,
a quien, a quien le interesa el cambio de look
en su cabeza, nominal de mercancía verbenera?
A quien le interesa un amor de segundo,
con dolor de ciclos,
placer de minutos,
desengaños al canto
a quien…
Un te quiero
mil odio
diez millones de.. -te extraño-
y… la vida entera, me río
-de todo-
Quien a quien se le puede
pedir fe, en la incredulidad
más manifiesta.
22.1.2016
Autora extremeña
todos los derechos de autora
foto del Nellys Casa

LA FALSA FE

"sincretismo de alto voltaje, manipulación por la que matas o mueres"
LA FALSA FE
-nos hacer ser Golem-
Tenemos la grave enfermedad
del narcisista y sus ideales ilimitados
en la abundancia de seres especiales
y escogidos,
el maná de la existencia elíptica .
La fe falsa, influencers del mito,
el ego creador,
la pirámide de las profecías
la realidad mesiánica
del profeta,
el espejo de su propia obra auto cumplida
y de conformidad de subir a la montaña
donde se pueda hacer tres chozas,
porque enamorarse de la realidad terrenal
a la gente mediocre le cuesta.
La falsa fe necesita de legajos
interpuestos,
códigos sin descifrar basados
en la supremacía de ser elegido
entre los mensajes subliminares
los pliegos donde lo que sucederá
siempre será tal cual fue su realidad
sin razón y con solo la imaginación
sobrehumana y perfecta
con la exculpa de unos intermediarios
aún más narcisista que infunde los miedos
precisos de pretender vivir tal cual vive
o mejorando sus expectativas
La falsa fe, te obl…

RETOMO

RETOMO


Aquel descuido de mis ojos
sobre tu mundo, y dejo caer
mi hálito de vida desde el centro...
circular de las distancia cortas
y atrevidas,
calculando sibilinamente,
ingeniosamente a cada una
de tus apotemas.
Y
Me encuentro en ese segmento
a menos,
la irregular alabeada en los recóndito
polígonos, de tu cuerpo en poliedro
cometa estrellado,
encendida chispa que segmenta
en ti,
cual roto polígono, casi la millonésima
parte de un hectamiriágono…
Retomo aquel esbozo de tu cuerpo
en mis sueños, mientras el lápiz
en tu rostro corre calle abajo
para buscar a las palabras
amilanadas que desaparecen
en esta mañana fría.
Incalculables se hacen los
límites de tu figura.
17.01.2013
Carmen Hernández Rey
© Carmen Hernández Rey
Todos los derechos reservados del texto
Foto subida del muro de
3 SWEET 3 LOVE 3